26 abril 2010

Escher. La geometria Imposible

Todos hemos visto alguna vez sus escaleras imposibles, sus geometrias ilusorias, sus caras inverosimiles, sin saber quin lo habia dibujado y por que.



ESCHER

La vida de las formas

¿Cómo se explica la extraordinaria fascinación y popularidad de la obra gráfica de Escher? Este artista, nacido en Leeuwarde (Países Bajos) en 1898, fue una persona solitaria e introvertida, casi aislada, y además poco dada a participar en la vida cultural de su tiempo. Sin embargo, trabajando al margen de las tendencias homogéneas que marcaron los caminos del arte contemporáneo, Escher enseguida comenzó a construir un universo propio, caracterizado por la geometrización de las formas y de los espacios. La obra gráfica de Escher no responde a ninguno de los movimientos o tendencias del arte del siglo xx. Se desarrolla, podría decirse, al margen de cronologías. Su obra se caracteriza por una investigación en torno a la vida de las formas, de la capacidad que tienen las formas dibujadas de generar mundos. Unos mundos que nacen del dibujo y de las leyes formales de la geometría: mundos imposibles, ciertamente, en la realidad física, pero posibles tan solo en el espacio de la representación. Mundos que abren la posibilidad de las metamorfosis infinitas, de las continuas transformaciones, de la apertura de espacios dentro de los espacios. Casi como si las formas primordiales u originarias, por sí mismas, diesen lugar, por simple combinación, a otras formas que ya no remiten a la realidad del mundo, sino que son producto de una fantasía simplemente matemática. El delirio de la visión.

A partir de la visita a la Alhambra de Granada, Escher descubrió un despliegue exuberante, desconocido para él hasta entonces, de las posibilidades infinitas de la combinación geométrica de las formas. De regreso en su hogar, estudió con detenimiento las formas de los mosaicos. Esta fue la época de su descubrimiento fundamental: la partición periódica de la superficie. De este modo, formas estrictamente matemáticas se vuelven formas reconocibles del mundo vegetal, animal y humano. Todo surge de la superficie fragmentada regularmente en formas geométricas. En ese momento aparecen sus primeras metamorfosis y su primera aproximación al infinito. Escher ya está en posesión del secreto que buscaba: la vida de las formas, el poder de las estructuras, por sí mismas, para generar nuevos mundos. Es entonces, de hecho, cuando comenzó toda la aventura.

Y Escher comenzó, también a partir de aquel momento, su inmenso éxito de público, un éxito que arraigó de una manera muy especial entre los científicos, que vieron en sus dibujos la manifestación visible de alguna de sus teorías más abstractas. Sin embargo, el interés que ha desvelado la obra de Escher, y que ha dado lugar a la inmensa popularidad de su obra gráfica, ha desbordado con mucho los límites de fronteras tan reducidas. El mismo año de su centenario, la National Gallery of Art de Washington organizó la exposición "M. C. Escher: A Centennial Tribute", que visitaron 364.000 personas. La verdad es que sus mundos imposibles continúan todavía hoy provocando la admiración de los públicos más diversos. Su obra hace pensar, debido a la enigmática construcción de los espacios y las formas

Estracto de la exposición  Escher. La vida de las formas . Fundació la Caixa.19 febrero 2004 - 13 febrero 2005


Links de interés

El mundo de Escher
Escher y la geometria matemática
Psicoanalisis de Escher
Wikipedia